lunes, 20 de julio de 2009

Aprende a transmitir audio con láser

Realizar un enlace de audio a distancias superiores a 10 metros puede acarrearnos los siguientes problemas: ruidos extraños, largos e incómodos cables que siempre se cortan o fallan en el momento menos oportuno y un gasto económico que puede alcanzar valores importantes. Sin embargo, utilizando un haz láser, con poco esfuerzo y dinero podemos lograr distancias superiores a los 100 metros y obtener una calidad de sonido que dejará asombrado a cualquiera. ¿Te gusta la idea? Descubre cómo hacerlo en este artículo.

Desde el principio de los tiempos, el hombre siempre ha asociado a la luz como un medio de transmisión. Más allá de las múltiples aplicaciones que supo darle a lo largo de su evolución, el ser humano siempre ha sentido la sensación de que es a través de cualquier expresión luminosa que recibe los grandes acontecimientos que determinan el curso de su vida.

La luz y el calor que nos brinda el fuego, la vida que nos ofrece un nacimiento, al que también llamamos alumbramiento, y hasta la muerte que cuando se hace presente decimos que apaga la vida, que apaga la luz de los ojos de una persona. Desde el comienzo, el bien es la luz y el mal es la oscuridad, las tinieblas.

El hombre también ha decidido usarla a voluntad para comunicarse con otros y, en forma directamente proporcional al avance tecnológico, ha podido perfeccionar la capacidad de transformar diversos tipos de energía en luz que utiliza como vínculo para transmitir información útil. Un ejemplo de esto es el láser que, utilizado en potencias adecuadas, sirve como medio de transporte de información, ya sea analógica o digital. Basta con mirar a nuestro alrededor para encontrar rápidamente su aplicación más popular en un reproductor de discos compactos de cualquier tipo (Blu-ray, DVD, CD, etc.).

Transmitir señales de audio de manera inalámbrica siempre se ha asociado (en la mayoría de los casos) con la radiofonía, pero en nuestro caso utilizaremos la teoría de un circuito pensado para ser utilizado con luz infrarroja pero al que hemos adaptado para utilizarlo con luz láser. ¿Por qué con luz láser? Muy sencillo: para ganar en distancia. La emisión infrarroja que necesitaríamos para lograr un enlace de más de 50 metros sería muy importante en potencia y en costo de fabricación, mientras que con un simple puntero láser podemos duplicar cómodamente la distancia mencionada.

Si te interesa, puedes continuar leyendo aquí.