sábado, 20 de marzo de 2010

Estación Meteorológica NeoTeo (Parte II)

En esta segunda entrega, veremos el circuito que nos permitirá poner en marcha nuestra estación meteorológica. Estará basado en un PIC16F873A y se conectará a una unidad central de control (un ordenador) donde podremos seguir con atención las variaciones del clima, como así también aprender y comprender algunas facetas de su comportamiento. La temperatura y la humedad se obtienen mediante un sensor integrado y la velocidad y dirección del viento con elementos en desuso de viejos reproductores de video VHS. Ya no tienes excusas. Con muy poco dinero puedes convertirte en un estudioso de la meteorología. Avancemos, parte II, ¡acción!

El circuito
Tal como adelantamos en el sumario y en el artículo anterior, utilizaremos etapas bien definidas para cada una de las mediciones (adquisición de datos), reuniremos toda la información mediante el uso de un PIC16F873A (o similar) y visualizaremos los datos obtenidos en un pequeño software que nos mostrará, además de las magnitudes observadas por la estación, la fecha y la hora. Un programa sencillo con una interfaz simple y clara. Como siempre, te entregaremos el código fuente para que recuerdes las técnicas de trabajo utilizadas con el puerto serie (COM1) y para que lo adaptes a tus necesidades, salpicándolo con tu toque de originalidad.

La comunicación desde la estación meteorológica hasta el ordenador se realizará mediante una red RS485, lo que nos permitirá un montaje a buena distancia del ordenador (hasta 1200 metros). Por supuesto, te recomendamos dar un repaso al artículo donde te mostramos cómo construir una interfaz RS232/RS485 para el ordenador. Un equipo que estará emplazado en la intemperie, por lógica, no dispondrá de display ni se conectará al ordenador mediante un cable USB. Aquí hace falta una conexión posible a largas distancias que permita el agregado voluntario de otros sistemas como pueden ser dimmers de luz o relés para usos múltiples. Una conectividad RS485 es la elección más acertada.

Para continuar leyendo el artículo, pulsa aquí ...