miércoles, 9 de noviembre de 2011

Relé de Estado Sólido NeoTeo

La web está bien provista de circuitos electrónicos elementales, como Interruptores Crepusculares y ejemplos básicos con el NE555. Lo mismo sucede con el clásico circuito de Relé de Estado Sólido que involucra a un Triac. Miles de páginas web ofrecen circuitos de este dispositivo, sin embargo, en NeoTeo decidimos tomar un circuito tradicional, transformarlo en algo más útil y obtener funciones que van más allá de los modelos propuestos en la web. Por ese motivo, éste no es un Relé de Estado Sólido más. Es mucho más que eso y, a medida que avancemos en la explicación del diseño, comprobarás que éste es el modelo que necesitabas y estabas esperando para tus aplicaciones de control de cargas eléctricas. Un Relé de Estado Sólido que pasará a formar parte de tus circuitos clásicos.

Uno de los elementos que transforman al Relé de Estado Sólido NeoTeo en un dispositivo de alta calidad es la posibilidad de ofrecer al usuario múltiples informaciones en tiempo real que serán muy útiles para determinar el funcionamiento del sistema en todo su conjunto. Sin enormes gastos y utilizando materiales convencionales, agregaremos al diseño popular los siguientes elementos:

  • Fusible (no todos lo incorporan)
  • Indicador de fusible quemado (LED)
  • Indicador de salida de energía hacia la carga (Triac en buen estado) (LED)
  • Indicador de activación de entrada (LED)

Observa la cantidad de datos elementales que siempre hacen falta cuando estás ante un relé de estado sólido. Imagínate todas las preguntas que podrías hacerte:

  • ¿Tengo protección ante un cortocircuito en la salida a la carga?

Cuando la carga no enciende:

  • ¿Llegan el dato de encendido al relé?
  • ¿Sale energía desde el relé a la carga?
  • ¿Tendrá algún fusible quemado dentro?
  • Si todo lo anterior está correcto, ¿Porque no funciona la carga?
  • La carga que estoy energizando ¿Es peligrosa para este relé?
  • ¿Circula corriente a la salida? ¿Cuánta?

Esta y muchas preguntas más estarán resueltas (y ante tu vista) con el relé de estado sólido que te proponemos. Observa el circuito y compáralo con el inicial. Verás que las reformas son mínimas y muy sencillas. Sigue leyendo AQUÍ ...